El intercambio de música ilegal es positivo para la economía

La investigación, realizada por la empresa TNO, concluye entre otras cosas que las personas que descargan música gratuita también compran entretenimiento audiovisual disponible comercialmente. Por su parte, el grupo que no descarga material “gratuito” de Internet tampoco compra la misma cantidad de títulos musicales que su contraparte pirata.

En la investigación se menciona la existencia de un “factor de prueba y posterior compra”, que tendría un efecto positivo en la música. Tal factor implica que muchos usuarios escuchan música para decidir si les gusta o no, y luego eventualmente compran la música. En tal sentido, el efecto de las redes de intercambio sería positivo. Lo contrario ocurre con la descarga de películas, que solo son vistas una vez y que no llevan a la compra del producto.

Enlace

Anuncios