RapidShare en la mira de la industria discográfica

Mientras que la atención mundial se ha concentrado en The Pirate Bay, una serie de servicios de intercambio ha continuado operando con tranquilidad e impunidad.

El servicio suizo RapidShare ha sido obligado a entregar la IP de un usuario, que ahora es llevado a la justicia. Esta situación ha provocado gran desasosiego entre los usuarios de RapidShare, que intimidados abandonan el servicio.

Según medios alemanes, un usuario subió en meses pasados un nuevo álbum de Metallica un día antes del lanzamiento oficial. Esta situación llevó a un sello discográfico a exigir por la vía legal la dirección IP del usuario. Luego, invocando el artículo 101 de la ley suiza de copyright, el sello pudo requerir al proveedor de conexión a Internet el nombre y dirección del usuario, quién fue denunciado a la policía.

Enlace

Anuncios