Seguridad de los procesos de negocio

Hace años, los que nos dedicábamos de una u otra forma a seguridad solíamos hablar mucho de la seguridad informática: aspectos exclusivamente lógicos, que aglutinaban contraseñas, cortafuegos, sistemas de detección de intrusos, permisos de archivos… importando poco o nada lo que hubiera por encima (usuarios, instalaciones físicas, organizaciones…).
Tiempo después pasamos a hablar de la seguridad de los sistemas de información, que venía a ser muy similar pero ya era un concepto en el que se introducía la palabra “información” (un buen avance, ya que la seguridad per se es difícilmente defendible). Con el paso del tiempo, nos fuimos dando cuenta de que lo que que realmente importaba proteger era la información —no exclusivamente los sistemas que la tratan—, tanto desde el punto de vista de lógico como desde otros muchos puntos de vista (humano, organizativo, seguridad del papel…), y dejamos de hablar de seguridad de los sistemas para pasar a hablar de seguridad de la información, algo que se mantiene casi hasta la actualidad.

Hace años, los que nos dedicábamos de una u otra forma a seguridad solíamos hablar mucho de la seguridad informática: aspectos exclusivamente lógicos, que aglutinaban contraseñas, cortafuegos, sistemas de detección de intrusos, permisos de archivos… importando poco o nada lo que hubiera por encima (usuarios, instalaciones físicas, organizaciones…).

Tiempo después pasamos a hablar de la seguridad de los sistemas de información, que venía a ser muy similar pero ya era un concepto en el que se introducía la palabra “información” (un buen avance, ya que la seguridad per se es difícilmente defendible). Con el paso del tiempo, nos fuimos dando cuenta de que lo que que realmente importaba proteger era la información —no exclusivamente los sistemas que la tratan—, tanto desde el punto de vista de lógico como desde otros muchos puntos de vista (humano, organizativo, seguridad del papel…), y dejamos de hablar de seguridad de los sistemas para pasar a hablar de seguridad de la información, algo que se mantiene casi hasta la actualidad.

Enlace